Tribunales Militares en Territorios Palestinos Ocupados

Printer-friendly versionPDF version
23 Octubre 2018
Antecedentes e Historia
 
El 7 de junio de 1967, se emitieron tres decretos y una serie de órdenes militares como decretos en Cisjordania y la Franja de Gaza. El decreto Número 1, anunció el control administrativo de las fuerzas armadas israelíes y los poderes para preservar la seguridad y el orden públicos. El decreto Número 2 aseguró la continuidad de un sistema judicial y declaró los poderes de la comandancia militar de las fuerzas de ocupación israelíes. Finalmente, el decreto número 3, presentó los procedimientos legales de los Tribunales Militares y la Orden número 3 estableció los tribunales militares (inicialmente Jerusalén, Hebrón, Jenin, Nablus, Ramallah y Jericó). La Orden relativa a las disposiciones de seguridad fue reemplazada en 1970 por una nueva orden 378, "Orden relativa a las disposiciones de seguridad", que se ha convertido en la base de los Tribunales Militares que administran habitualmente la detención, el interrogatorio, el procesamiento, el juicio y la condena de palestinos. [1]
 
Se abrieron tribunales adicionales durante la primera Intifada (1987-1993) en Hebrón y Jenin. A continuación, después de los acuerdos de Oslo, estos tribunales fueron cerrados. [2] Actualmente, hay dos tribunales militares que operan en Cisjordania, Juzgado de Ofer y Juzgado de Salem, ubicados en zonas militares cerradas, que procesan a los palestinos de Cisjordania que son detenidos por el ejército israelí y acusados ​​de quebrantamiento de seguridad (según lo define Israel). ) y otros delitos. No todos los palestinos detenidos  son procesados ​​en los tribunales militares; algunos son liberados, mientras que otros son detenidos administrativamente sin juicio (vea la detención administrativa más abajo). La tasa de condenas es del 99% por ciento de los acusados, y de estas condenas, la gran mayoría son el resultado de acuerdos de declaración de culpabilidad. [3]
 
Ámbito categórico y geográfico del sistema militar.
Un amplio conjunto de regulaciones militares gobierna todos los aspectos de la vida civil palestina, incluso cuando los palestinos que viven en los TPo son arrestados y detenidos. Estas órdenes militares prevén una amplia gama de delitos divididos en cinco categorías: "Actividad terrorista hostil"; perturbación del orden público; Delitos “clásicos”; presencia ilegal en israel; y las infracciones de tráfico cometidas en los TPo. Estos delitos graves criminalizan muchos aspectos de la vida civil palestina. A modo de ejemplo, aunque Israel ha participado en negociaciones de paz con la Organización de Liberación de Palestina (OLP) desde 1993, los partidos políticos que componen la OLP todavía se consideran "organizaciones ilegales". Llevar una bandera palestina también es un crimen en el ejército israelí. La participación en una manifestación se considera una interrupción del orden público. Incluso verter café para un miembro de una asociación declarada ilegal puede considerarse como un apoyo a una organización terrorista.
 
Estos tribunales militares se utilizan para procesar a los palestinos que viven en territorios ocupados, mientras que los colonos israelíes que viven en asentamientos ilegales en territorios ocupado son procesados ​​en tribunales civiles. Además, son los oficiales militares los que emiten juicios y, por lo tanto, son propensos a la parcialidad. [4]
 
Se puede argumentar que el ámbito categórico y territorial del tribunal militar trasciende sus requisitos en virtud del derecho internacional. El Convenio de Ginebra relativo a la protección de personas civiles en tiempo de guerra (Cuarto Convenio de Ginebra), del 12 de agosto de 1949, también aborda el uso de tribunales militares en el Artículo 66, que establece:
En caso de incumplimiento de las disposiciones penales promulgadas por él en virtud del párrafo segundo del artículo 64, la Potencia ocupante puede entregar al acusado a sus tribunales militares no políticos debidamente constituidos, a condición de que dichos tribunales se hallen en el país ocupado. Los tribunales de apelación se localizarán preferiblemente en el país ocupado [énfasis agregado]. [5]
 
Según la orden militar 1651 (2009), lanzar piedras se considera un "delito de seguridad", y su castigo es de hasta 20 años de prisión. Además, la criminalización de las actividades cívicas por parte de la Orden Militar 101, se traduce en tener como objetivo los estudiantes palestinos, activistas, defensores de los derechos humanos y líderes de la sociedad civil. Esta fijación debe verse en un contexto más amplio de intentos sistemáticos por parte de la ocupación israelí para reprimir a la sociedad civil palestina, que intenta responsabilizar a Israel por los crímenes cometidos contra los palestinos. La evidencia de esta represión se puede ver en la tasa de arresto, que es quizás otro testimonio.
 
Si bien el derecho internacional estipula que los civiles pueden ser procesados ​​en tribunales militares de manera temporal, lo que posiblemente refleja la conceptualización general de la ocupación como una situación temporal, estos tribunales se han utilizado para procesar a los palestinos en los territorios ocupados durante décadas. Desde 1967, aproximadamente 800,000 palestinos han sido juzgados en estos tribunales. [6]
 
El ámbito geográfico también puede ser impugnado a este respecto. En contravención con los términos de la jurisdicción territorial de la potencia ocupante establecidos en el Artículo 42 del Reglamento de La Haya de 1907, que establece que "la ocupación se extiende solo al territorio donde dicha autoridad se ha establecido y se puede ejercer", el tribunal militar extiende su jurisdicción a los crímenes en la Orden de la Regla de Responsabilidad Penal (1968) incluso a los presuntos crímenes que no se cometieron completamente en el territorio. [7]
Además, el alcance categórico de las violaciones abordadas en el sistema judicial militar también es cuestionable. Los artículos 64 y 66 del Cuarto Convenio de Ginebra establecen que tales tribunales deberían ser para el uso contra las violaciones que constituyan una amenaza para la seguridad del estado y que amenacen la vida de los soldados [8]. A pesar de esto, los palestinos son llevados regularmente a los tribunales militares de Ofer y Salem por violaciones que incluyen "entrada ilegal", "alteración del orden público" e incluso infracciones de tráfico. Se ha visto que la amplia jurisdicción geográfica y legal del sistema legal militar abre paso al "control extenso por parte de las autoridades legales militares" y al "dominio judicial del ejército sobre la población civil palestina". [9]
 
La Orden Militar 101, que se emitió en agosto de 1967 al inicio de la ocupación, criminaliza las actividades cívicas, como participar en vigilias, organizar y participar en protestas, ondear banderas u otros símbolos políticos, incluso la impresión y distribución de material político. Además, "apoyo a una organización hostil" cualquier actividad que demuestre simpatía por una organización que las órdenes militares consideran ilegal, es ilegal en sí misma. Esto es a pesar de que la mayoría de los partidos políticos palestinos son, de hecho, ilegales. La orden también establece que cualquier asamblea o una reunión de diez personas o más, según se define en las disposiciones que pueden interpretarse como políticas, requieren un permiso. La orden también prohíbe la impresión de material político sin un permiso del comandante militar. El efecto de tales disposiciones es la prevención de la vida política civil en el territorio ocupado. Esto podría decirse que viola los artículos 64 y 66 de los convenios de Ginebra, que estipulan que el uso de tales tribunales militares debe ser únicamente por el bien de los cargos que implican amenazas a la seguridad del estado. [10] En conjunto, tales órdenes militares criminalizan las actividades cívicas.
 
Procedimientos de juicio justo
Según el derecho internacional humanitario, Israel tiene el derecho de establecer tribunales militares en el poder como una Potencia ocupante, pero los derechos humanos internacionales y las leyes humanitarias pertinentes restringen la jurisdicción de dichos tribunales a violaciones de la legislación de seguridad penal. Sin embargo, la jurisdicción de los tribunales militares israelíes es mucho más amplia e incluye delitos fuera de la legislación pertinente. Esta jurisdicción exagerada ha significado la inclusión de vastas secciones del código penal nacional israelí en las operaciones del tribunal militar. Esto ha incluido la utilización de precedentes de casos domésticos israelíes en el propio tribunal militar. Lo que significa que los abogados palestinos deben ser completamente conocedor ​​en todos los casos nacionales israelíes relevantes para poder representar a los clientes, poniéndolos en una clara desventaja.
 
Además, es cuestionable la utilización de tribunales militares para juzgar a civiles, puede satisfacer los requisitos del derecho internacional de los derechos humanos que exigen juicios ante tribunales independientes e imparciales. Según el derecho internacional, los derechos fundamentales en un juicio justo están garantizados, pero los tribunales militares israelíes ignoran constantemente estos derechos.
 
El artículo 147 del Cuarto Convenio de Ginebra clasifica "privar voluntariamente a una persona protegida por derechos de un juicio justo, prescritos en el presente Convenio" como una violación grave. El artículo 105 del Convenio de Ginebra relativo al trato de los prisioneros de guerra (Tercer Convenio de Ginebra) del 12 de agosto de 1949, del cual el Cuarto Convenio de Ginebra indica que las personas acusadas deberían beneficiarse, establece que:
El defensor o abogado que dirige la defensa en nombre del prisionero de guerra tendrá a su disposición un período de dos semanas al menos antes de la apertura del juicio, así como las instalaciones necesarias para preparar la defensa del acusado. En particular, puede visitar libremente al acusado y entrevistarlo en privado. También puede consultar con cualquier testigo de la defensa, incluidos los prisioneros de guerra. Tendrá el beneficio de estas instalaciones hasta que el período de apelación o petición haya expirado. [11]
 
La Corte Internacional de Justicia (CIJ) ha afirmado que ciertos instrumentos del Derecho Internacional de los Derechos Humanos (DIHI), incluido el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), son aplicables en el territorio ocupado [12]. El artículo 14 (3) del PIDCP establece que las personas acusadas tienen derecho a garantías mínimas, incluido el derecho a ser informadas de inmediato.

 

Key Figures for the Military Court 2017[21]

 

Indictments Filed in the Military Court

10,454

The percentage of indictments relating to ‘Security Offences’

20%

The percentage of indictments relating to ‘Traffic Violations’

50%

Administrative Detention orders handed down

1205

Total amount of fines paid to the military court

20 Million NIS

 

 


[1] Yesh Din. (2007). Backyard proceedings: The Implementation of Due Process Rights in the Military Courts in the Occupied Territories.

[2] Yesh Din. “Backyard Proceedings: The Implementation of Due Process in the Military Courts in the Occupied Territories”. December 2007, pages 35-40.

[3] Official Report of the Work of the Military Courts in the West Bank in 2010 (Hebrew), published in 2011, Military Courts Report 2010.

[4] Yesh Din. “Backyard Proceedings: The Implementation of Due Process in the Military Courts in the Occupied Territories”. December 2007.

[5] Ibid.

[6] Addameer Documentation, 2017.

[7] Sharon Weill, “The judicial arm of the occupation: the Israeli military courts in the occupied territories”. International Review of the Red Cross. Volume 89, no. 866. June 2007, pages 404. 

[8] International Committee of the Red Cross (ICRC), Geneva Convention Relative to the Protection of Civilian Persons in Time of War (Fourth Geneva Convention), 12 August 1949, 75 UNTS 287.

[9] Sharon Weill, “The judicial arm of the occupation: the Israeli military courts in the occupied territories”. International Review of the Red Cross. Volume 89, no. 866. June 2007, pages 418-419. 

[10] International Committee of the Red Cross (ICRC), Geneva Convention Relative to the Protection of Civilian Persons in Time of War (Fourth Geneva Convention), 12 August 1949, 75 UNTS 287.

[11] International Committee of the Red Cross (ICRC), Geneva Convention Relative to the Treatment of Prisoners of War (Third Geneva Convention), 12 August 1949, 75 UNTS 135.

[12] International Court of Justice. 9 July 2004. “Legal Consequences of the Construction of a Wall in the Occupied Palestinian Territory”.

[13] UN General Assembly, International Covenant on Civil and Political Rights, 16 December 1966, United Nations, Treaty Series, vol. 999, p. 171

[14] Article 71.

[15] International Committee of the Red Cross (ICRC), Geneva Convention Relative to the Protection of Civilian Persons in Time of War (Fourth Geneva Convention), 12 August 1949, 75 UNTS 287.

[16] See the section on Administrative Detention, following.

[17] International Committee of the Red Cross (ICRC), Geneva Convention Relative to the Protection of Civilian Persons in Time of War (Fourth Geneva Convention), 12 August 1949, 75 UNTS 287.

[18] Yesh Din. “Backyard Proceedings: The Implementation of Due Process in the Military Courts in the Occupied Territories”. December 2007, page 17.

[19] International Committee of the Red Cross (ICRC), Geneva Convention Relative to the Protection of Civilian Persons in Time of War (Fourth Geneva Convention), 12 August 1949, 75 UNTS 287.

[20] For more details, see Addameer Association, “Defending Palestinian Prisoners: A report on the status of defense lawyers in Israeli military courts”, April 2008, Available at http://www.addameer.org/files/Reports/defending-palestinian-prisoners.pdf, pages 24-25.

[21] All figures were provided to Addameer by the Military Court itself.