Acción urgente: liberar a nuestros presos

Printer-friendly versionPDF version
31 Marzo 2020

Hacemos una llamada a nuestros aliados, socios, amigos y camaradas para que se unan a nosotros en una campaña urgente para liberar a todos los presos palestinos con el fin de protegerlos de COVID-19, en especial a raíz de las mayores restricciones a sus derechos por parte del Servicio de Prisiones de Israel.

A raíz de los recientes acontecimientos detallados a continuación y a un largo precedente de prácticas sistemáticas de tortura, violencia física, negligencia médica y condiciones inhumanas en las prisiones, estamos alarmados y preocupados por la seguridad y el bienestar de los presos y detenidos palestinos.

A principios de marzo de 2020, el Servicio de Prisiones de Israel (IPS) detuvo todas las visitas de familiares y abogados de prisioneros palestinos, justificando esta medida como una precaución del COVID-19. Además, todos los procedimientos judiciales en los tribunales militares se han pospuesto de forma  indefinida, y los palestinos sometidos a detención preventiva o interrogatorio no son llevados a los tribunales para la extensión de su detención, lo que profundiza aún más las violaciones contra su libertad y sus derechos a un juicio justo y rápido. Además, a los representantes legales de los presos palestinos se les prohíbe la comunicación directa y sólo se les permite hacer llamadas telefónicas con ellos, lo que significa que no pueden evaluar con precisión la salud y la seguridad de los detenidos.

Además, el 18 de marzo de 2020, los abogados de Addameer fueron informados de que cuatro detenidos palestinos bajo interrogatorio pudieron haber estado expuestos a COVID-19 transmitido por contacto con un trabajador israelí en el centro de interrogatorios de Petah Tikva, y que dieron positivo por coronavirus. Los cuatro detenidos fueron enviados a cuarentena en la clínica de la prisión de al-Ramleh. Más tarde, dos de los detenidos fueron liberados y enviados con sus familias en Cisjordania sin ser examinados, los otros dos después de terminar su cuarentena fueron trasladados a las cárceles israelíes. Por otro lado, los palestinos continúan siendo arrestados diariamente desde sus hogares en Cisjordania y son puestos inmediatamente en cuarentena.

Nuestra creciente preocupación por los presos y detenidos palestinos durante la actual pandemia de COVID-19 surge a raíz de la sistemática y rutinaria negligencia médica dentro de los centros de detención e interrogatorio israelíes. En 2019, cinco presos palestinos murieron en cautiverio, tres de ellos como resultado de negligencia médica deliberada, mientras que cientos sufren enfermedades crónicas por las cuales no reciben tratamiento. Además, de las pésimas condiciones, que incluyen hacinamiento, condiciones insalubres y mala nutrición, hacen que las cárceles sean peligrosos criaderos para COVID-19. Los presos han informado que existen nuevas restricciones a las compras en el comedor de la prisión, y no se les proporciona productos de higiene y saneamiento adecuados, lo que les pone aún más en riesgo de propagación del virus.

Esto también viene a raíz de la continua negativa de la IPS a instalar teléfonos fijos dentro de las cárceles como se estipuló en las negociaciones de huelga de hambre más reciente. La negativa a instalar teléfonos fijos es claramente un intento de distanciar aún más a los presos del contacto con sus familias y, en mayor escala, un intento de fragmentar a la población palestina.

Dadas las reglas y regulaciones recientemente instaladas durante la pandemia de COVID-19, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha seguido siendo la única entidad a la que se permite la comunicación directa y las visitas a los presos palestinos. Sin embargo, el CICR no ha brindado a las familias o al público actualizaciones sobre las condiciones de los prisioneros durante la pandemia de COVID-19, particularmente aquellos en cuarentena.

Por lo tanto, pedimos a todas las personas conscientes que se unan a nosotros para exigir la libertad de todos los presos.

Llamada a la acción:

- Grabe un video corto de usted mismo, de menos de un minuto, exprese una o más de las demandas enumeradas para la campaña y publíquelo en sus cuentas de redes sociales. Use el hashtag #FreeOurPrisoners # COVID_19 y etiquete a Addameer en su publicación en Facebook, Twitter e Instagram.

- Escriba y / o llame a las oficinas del CICR y pídales que cumplan con su obligación de asegurarse de que los presos palestinos estén protegidos, y que presionen para permitir que los prisioneros palestinos llamen por teléfono / video a sus familias.

 

Oficina del CICR en Jerusalén: [email protected], Tel: 0041-22-7346001, Fax: 0041-22-7332057 Oficina del CICR Ramallah: [email protected], Tel: 02-2414030-1, Fax: 02-2414034

Oficina del CICR en Tel Aviv: [email protected], Tel: (+972) 35 24 52 86, Fax: (+972) 35 27 03 70

Oficina del CICR en Ginebra: [email protected], Tel: +41 22 734 60 01

Oficina del CICR en Washington: [email protected], Tel: +1 (202) 587-4600, Fax: +1 (202) 587-4696

 

Exigimos la liberación de todos los presos políticos palestinos para garantizar su seguridad frente a la pandemia que se propaga rápidamente, en particular los que son más vulnerables y más susceptibles a la enfermedad, como los niños, las presas, los ancianos, los enfermos y los heridos;

Exigimos la liberación de todos los presos políticos palestinos bajo detención administrativa que se encuentran detenidos indefinidamente sin cargos ni juicio;

Exigimos la liberación de todos los presos políticos palestinos que se están acercando al final de sus sentencias y / o deberían ser puestos en libertad condicional, debido a las abarrotamiento de las celdas  y secciones de presos;

Exigimos que el Servicio de Prisiones de Israel (IPS) garantice la protección de los presos mediante la aplicación de las medidas preventivas necesarias contra el COVID-19. Asimismo, exigimos que el IPS mantenga la conexión de los prisioneros con sus familias a través de llamadas telefónicas o de video sin monitorizar entre los prisioneros y sus familias; especialmente cuando se suspenden las visitas familiares y el IPS sigue rechazando instalar líneas fijas en las cárceles.