HASAN SAFADI

Años:
27 años
Dirección:
Beit Hanina - Jerusalem
Estado civil:
Soltero
Profesión:
Periodista y Coordinador de Medios en Addameer
Fecha de la detención:
01.05.2016
Última actualización:
13.06.2016

Nombre completo: Hasan Ghassan Ghaleb Safadi

Arresto

Las fuerzas de ocupación detuvieron al periodista y Coordinador de Medios de Addameer, Hasan Safadi, mientras estaba cruzando por Al Karameh el 01/05/2016, donde fue detenido a las 4 de la tarde. Safadi fue interceptado tras ser identificado por un soldado. Fue examinado en una sala de vigilancia del puente y después fue llevado al Centro de Interrogación Al Moskobiyyeh. Safadi estaba volviendo a casa de una Conferencia de Jovénes Árabes en Túnez, donde se debatió sobre varios temas de derechos humanos y social en la región.

Interrogación

Durante los cuarenta días de interrogatorio, Hasan Safadi fue sometido a privación del sueño, largas sesiones de interrogatorio, posturas incómodas con las manos atadas durante los interrogatorios, amenazas, gritos y falta de comida apropiada. Además, le fue denegado el acceso a un representante legal durante 10 días (12 al 22 de mayo de 2016) así como visitas familiares. Como consecuencia, su familia no pudo verlo hasta el 7 de junio de 2016 durante la sesión en la corte. Durante el interrogatorio, las autoridades ocupantes impusieron secreto de sumario al caso de Safadi y llevaron a cabo sesiones judiciales cerradas. La persecución a la que está sometido hizo que las acusaciones contra él se incrementaran, a pesar de que era evidente que no había evidencias fundadas para mantenerlo detenido.

Detención Administrativa y Estatus Legal

Se expidió una orden de detención administrativa de 6 meses contra Hasan Safadi, coordinador de medio de Addameer, el 10 de junio de 2016 tras haber sido interrogado durante 40 días.

Se esperaba que Safadi fuese puesto en libertad el 10 de junio 2016 según una decisión de la Corte de Magistrados de Jerusalén, bajo una fianza de 2.500 NIS y garantías de un tercer pago, que ya se había abonado. Unas horas más tardes en el mismo día, el Ministro israelí Avigdor Lieberman firmó una orden de detención administrativa contra Safadi, que invalidaba la decisión de liberación de la Corte.

La fiscalía alegó que Safadi estaba afiliado a una organización ilegal y que había visitado más de una vez un estado enemigo (Líbano). También señaló que llevaba a cabo actividades ilegales, sin especificar detalles sobre las mismas, además de afirmar que estaba afiliado con otros detenidos sin especificar sus nombres. El 10 de junio de 2016 se expidió una orden de detención administrativa contra Safadi de seis meses, que expiraría el 10 de diciembre de 2016. Su orden de detención administrativa se expidió bajo la Ley de Poderes de Excepción de 1979 que se aplica a la ciudadanía israelí y a los y las palestinos que residen en Jerusalén. La detención administrativa es un procedimiento que permite al gobierno israelí retener a los detenidos de manera indefinida basándose en pruebas secretas sin cargos ni juicio.

La detención administrativa de Hasan Safadi es un ejemplo de la práctica de expedir órdenes de detención administrativa cuando no hay pruebas o cargos contra el detenido para que permanezca en prisión.

Si la orden de detención administrativa se confirma, puede que esté detenido por un periodo indefinido de tiempo, ya que la orden se puede renovar indefinidamente cada seis meses. Al igual que otros detenidos, no se le informará ni a él ni a su abogado de las razones de su detención. En la audiencia de revisión de la orden, que se hace a puerta cerrada ante el juez, este puede mantener, cancelar o reducir el tiempo de la orden.

Esta detención arbitraria es una grave violación del derecho internacional y los estándares de los derechos humanos, particularmente de los artículos 78 y 72 de la Cuarta Convención de Ginebra que estipulan que un acusado tiene el derecho de defenderse. También viola el artículo 66 de la Cuarta Convención y los estándares básicos a un juicio justo.

Trabajo

Safadi ha estado trabajando como coordinador de medios de Addammer, Asociación de Apoyo a Prisioneros, durante tres años. Tiene un grado en Medios de Comunicación y Periodismo con una mención en ciencias políticas en la Universidad de Birzeit, en Ramallah. Ha participado en diversas conferencias y formaciones, entre ellas una formación sobre la documentación de la tortura.

El arresto de Safadi forma parte de una campaña de arrestos colectivos que empezó en octubre de 2015, con la revuelta popular, con el objetivo persiguir a palestinos, entre ellos periodistas y activistas de la sociedad civil. Esta campaña es una política sistemática y un método de castigo colectivo. Esto constituye una violación del artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (artículos 1 y 2) que señala que los individuos tienen el derecho de expresar sus opiniones en cualquier sentido (de manera escrita o hablado) sin ser perseguidos.

Familia

Safadi es el mayo de 5 hermanos (3 hermanas y 2 hermanos). Su familia vive en Beit Hanina, Jerusalén. Su familia esperaba su puesta en libertad y pagó una multa de 2500 NIS y garantías de un tercer pago. Cuando su familia se enteró de que se había emitido una orden de detención administrativa contra él el día en que tenía que haber sido puesto en libertad, entraron en estado de shock. Este cambio repentino de planes es una manera de provocar daños psicológicos del detenido y su familia, asociados con la imposibilidad de preverlos.  

La madre de Hasan contó a Addameer: “Cuando me enteré de que mi hijo iba a ser puesto en libertad, sentí como si el viernes fuera a ser el primer día de Eid. Planché la camisa favorita de Hasan y compré ropa bonita para sus hermanos pequeños para que recibieran a su hermano. El padre de Hasan invitó a familiares y amigos a cenar a nuestra casa para que compartieran con nosotros la alegría de la puesta en libertad de nuestro hijo. No pude dormir esa noche de la alegría y la emoción y no podía esperar a ver a mi hijo otra vez en casa con nosotros. A la mañana siguiente, en el día en el que le iban a poner en libertad, fui con el padre de Hasan a los juzgados con el dinero para pagar la fianza para su puesta en libertad. Su padre pagó la fianza y firmó un compromiso de cumplir las condiciones impuestas por el tribunal. Después, empezamos a esperar. Esperamos en la puerta de los juzgados durante muchas horas y después nos dijeron que Hasan estaba bajo detención administrativa. No sé cómo recibí esta noticia tan impactante. Empecé a llorar muy fuerte por primera vez desde que le arrestaron. No pude evitar pensar en qué les iba a decir a sus hermanos, familiares y amigos que estaban esperándole en casa. Cuando llegamos a casa sus hermanos empezaron a hacernos muchas preguntas y cuando les dijimos que Hasan no iba a volver a casa en seis meses, estuvieron en estado de shock durante dos días. Todavía preguntan por él todos los días y tengo la esperanza de que un día mi respuesta sea que vendrá a casa mañana”.