La ocupación es responsable de la muerte de Aziz Awisat

Printer-friendly versionPDF version
21 Mayo 2018

La ocupación es responsable de la muerte del preso Aziz Awisat (53 años). El 9 de mayo de 2018, Aziz sufrió un infarto en la clínica de prisioneros de Ramleh. Posteriormente fue trasladado al hospital de Assaf Huroufeh, donde murió el domingo 20 de mayo de 2018.

El abogado de Aziz, Khalid Mahajneh, miembro del Club de Prisioneros, declaró el domingo que Aziz sufrió un grave fallo orgánico. Desde que llegó al hospital, había estado en la unidad de cuidados intensivos, conectado a un respirador. El abogado también declaró que los médicos habían intentado quitarle el respirador para que respirase por sí solo, empero, Aziz no estaba en condiciones de hacerlo.

Aziz, originario de Jabal al-Mukaber, en Jerusalén Este, fue arrestado en 2014. Fue sentenciado a 30 años de prisión. La negligencia médica que se dio es la norma y no la excepción. Esta negligencia supone la violación del artículo 91 de la IV Convención de Ginebra, en la cual se establece que los presos serán provistos de un adecuado tratamiento médico, se transferirá a los presos enfermos que necesiten un cuidado médico especial a hospitales en los que deberán ser tratados como cualquier otra persona.

Addameer llama al Alto Comisionado de los Derechos Humanos a constituir un comité de investigación para establecer la naturaleza de la negligencia médica en las prisiones de la ocupación. También exigimos a la Organización Mundial de la Salud a que organicen de manera inmediata una visita a las clínicas de presos para documentar el inadecuado nivel de atención sanitaria. Llamamos a las organizaciones internacionales y a los estados a llevar a cabo las acciones necesarias para asegurar que Israel cumpla con todas las obligaciones que establece el derecho internacional.

Según las estadísticas, desde que comenzó el año, cuatro presos han muerto, lo que hace que la suma total de presos que han muerto en cárceles de la ocupación sea de 216. Entre ellos, 75 han muerto por ataques y asesinatos directos, 72 prisioneros por tortura y 62 murieron por negligencia médica.